Hacienda controlará las bodas

Una boda es el acontecimiento más importante en la vida de muchas personas, en el que siempre se busca que todo sea perfecto. Estamos seguros de que, entre tanta felicidad, muchas de las parejas no han pensado en el fisco. Parece ser que Hacienda controlará las bodas para comprobar que está todo al corriente en materia fiscal.

Hoy en Asesoría Integral Andrés Jiménez os contamos todo sobre esta noticia.

Hacienda controlará las bodas visitando a los nuevos matrimonios

Esto es lo que está pasando en Asturias. Diferentes representantes de la Agencia Tributaria se están personando en los domicilios de gente que se casó años atrás.

El motivo de tan inesperada visita es solicitar las facturas de la boda. De este modo, Hacienda controlará que todo lo que los novios han abonado en las bodas esté al corriente de pago en impuestos.

¿Qué tipos de facturas puede solicitar Hacienda?

Al igual que ocurre con cualquier compra, es conveniente conservar las facturas. Esto es lo que precisamente está solicitando Hacienda.

La Agencia Tributaria puede reclamar facturas del pago del vestido de la novia, del traje del novio, de las flores, del banquete, de la luna de miel, del fotógrafo, de los regalos a los invitados… La lista puede ser realmente larga.

Control sobre los grandes regalos

Ojo con los regalos generosos, porque este será otro de los puntos que Hacienda controlará de las bodas.

Las transferencias que superen los 3.000 € y los movimientos realizados con billetes de 500 € serán algunos de los puntos que se investigarán.

Si nos aferramos a la teoría, los regalos de boda deberían tributar como todas las donaciones, siendo formalizados en escritura pública.

¿Cuánto tiempo tiene Hacienda para reclamar las facturas?

La Agencia Tributaria puede solicitar las facturas durante los siguientes cuatro ejercicios fiscales después de la boda.

¿Qué pasa si no se presentan las facturas?

Si no se justifican los regalos recibidos Hacienda entenderá que no se quiere hacer frente a las obligaciones tributarias pertinentes, imponiendo una multa.

Lo peor del caso es que si no se abona la multa, deberán pagar el 50% del importe recibido más los intereses de mora de un 3% anual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *