Obligaciones del subsidio para mayores de 52 años

obligaciones del subsidio para mayores de 52 años - Andrés Jiménez

En la anterior entrada de nuestro blog de Andrés Jiménez explicamos qué es el subsidio por desempleo para mayores de 52 años, así como los requisitos para poder acceder a él. En esta ocasión, explicamos las obligaciones del subsidio para mayores de 52 años, las posibles infracciones por su incumplimiento y las sanciones que éstas acarrean.

Cuáles son las obligaciones del subsidio para mayores de 52 años

Todos los beneficiarios que cumplan con los requisitos para percibir este subsidio, deben cumplir una serie de obligaciones.

Por un lado, entre las obligaciones del subsidio para mayores de 52 años está cotizar por la aportación que corresponde a la contingencia de desempleo.

Por otro lado, deben proporcionar toda la información y documentación requerida reglamentariamente en aras de poder proceder al reconocimiento, suspensión, reanudación o extinción del derecho a percibir la prestación.

Al mismo tiempo, deben comunicar a los servicios de empleo el domicilio a efectos de comunicaciones. En caso de que este cambie, deberán notificarlo de manera inmediata.

Además, deben aceptar una colocación adecuada propuesta por parte de los servicios de empleo y/o colocación. También deben buscar activamente empleo y participar en las actividades formativas, de colaboración, promoción o reconversión profesional que le propongan. Deberán devolver en un plazo de cinco días el justificante de haberse presentado.

Los beneficiarios deberán inscribirse como demandantes de empleo, mantener y renovar la demanda según las fechas y formas indicadas, presentándose en persona cuando así se requiera.

Otro punto importante es la obligación de solicitar la baja de la prestación cuando concurran situaciones que den lugar a la misma. Por ejemplo, cuando dejen de reunir los requisitos exigidos.

En caso de percibir algún abono indebido, deben devolverlo al SEPE.

Infracciones y sanciones por incumplimiento

Existen tres tipos de infracciones según su gravedad: leves, graves y muy graves.

Se consideran infracciones leves no presentarse ante el SEPE o los servicios de colocación cuando haya sido citado, no devolver el justificante que acredite haber asistido a las citas o formaciones. Al mismo tiempo, no cumplir con el compromiso de actividad, no facilitar la información a efectos de notificaciones o no mantenerse como demandante de empleo.

Dependiendo del número de infracciones, la sanción va desde la pérdida de un mes de prestaciones hasta la extinción de las mismas.

Por otra parte, se consideran infracciones graves el hecho de no comunicar al SEPE la baja en las prestaciones. También el rechazar una oferta de empleo adecuada o negarse a participar en los trabajos o programas propuestos para la reinserción o reconversión laboral.

En este caso, las sanciones van desde la pérdida de tres meses de prestaciones hasta la extinción de las mismas.

Finalmente, se consideran infracciones muy graves el hecho de actuar fraudulentamente para obtener prestaciones indebidas o superiores a las correspondientes. Lo mismo sucede con la aportación de datos falsos, o la omisión de declaraciones obligatorias. También el compatibilizar este subsidio con otras prestaciones, acordar con el empresario la obtención de prestaciones indebidas de la Seguridad Social o desviar las cantidades percibidas.

Para este tipo de infracciones, la sanción es directamente la extinción de las prestaciones. En algunos casos, se les puede excluir del derecho a percibir cualquier otro tipo de prestación y de participar en programas de formación profesional para el empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *