ERTE en la próxima declaración

ERTE en la próxima declaración

La crisis provocada por el coronavirus paralizó el país, obligando a numerosas empresas a optar por los ERTE como medida de salvación. Hoy en Andrés Jiménez explicamos cómo afectarán los ERTE en la próxima declaración de la Renta o de IRPF.

¿Cómo afectarán los ERTE en la próxima declaración?

Cuando llega el momento de presentar la declaración de la Renta anual, pueden presentarse dos escenarios. El primero, que Hacienda devuelva dinero al trabajador. El segundo es que sea el trabajador quien deba abonar un importe al fisco.

¿Cómo se determina esto? En la nómina o recibo de salario del trabajador vienen reflejadas una serie de retenciones, que realmente son pagos anticipados de IRPF.

Al final del año se calcula si se ha retenido de más o de menos, y junto a otros conceptos, da lugar al resultado de la declaración.

Ahora bien, los trabajadores que han estado o están todavía en ERTE perciben por parte del SEPE una prestación económica que está sujeta a IRPF.

Por otra parte, es necesario recordar que a efectos fiscales, los importes recibidos del SEPE se consideran rendimientos íntegros de trabajo. Por tal motivo, el organismo pasa a ser un segundo pagador del trabajador.

La preocupación de los ERTE en la próxima declaración viene dada porque las retenciones en este tipo de prestaciones son nulas o muy bajas, haciendo que se cree un desajuste importante.

Este hecho puede hacer que a muchos trabajadores les toque pagar en su próxima declaración. Aunque dependerá de cada caso particular.

Posibles escenarios cuando hay dos pagadores

Cuando los ingresos percibidos por el segundo pagador o por el resto de pagadores no superen los 1.500 €, si la suma total de los ingresos brutos del trabajador en ese año no sobrepasa los 22.000 €, no tendrá obligación de presentar la declaración. Ya dependerá de cada persona presentarla o no, según sus intereses personales.

Ahora bien, si la suma percibida por el segundo y resto de pagadores supera los 1.500 €, el límite total anual desciende hasta los 14.000 € brutos. Ante este escenario, la gran mayoría de trabajadores se verán obligados a presentar su declaración y seguramente a pagar por los importes no retenidos en su prestación.

Son varios los sindicatos que han solicitado al Ministerio de Hacienda medidas fiscales excepcionales. Entre ellas, que el SEPE no sea considerado como un segundo pagador, para no perjudicar tanto a los trabajadores.

Por su parte, el gobierno ha declinado la solicitud, dejando a millones de trabajadores con la casi certeza de que el año que viene tendrán que pagar en su declaración de la Renta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *