Libros contables obligatorios para autónomos

Libros contables obligatorios para autónomos

Al igual que sucede con las empresas, los autónomos deben llevar un registro fiscal de su actividad. Hoy en Andrés Jiménez hablamos sobre los libros contables obligatorios para autónomos.

Cuáles son los libros contables obligatorios para autónomos

Dependiendo del régimen fiscal, los autónomos pueden precisar o no el uso de diferentes libros contables.

En el caso de los autónomos dados de alta en estimación objetiva, no están obligados a llevar libros contables. Sin embargo, sí deben guardar todos los justificantes, comprobantes y facturas de las compras y ventas que realicen.

Para los autónomos acogidos a la estimación directa pueden darse dos posibles escenarios.

Aquellos que tributen en la modalidad de estimación directa normal y lleven a cabo una actividad industrial, de servicios o comercial, deberán llevar los libros oficiales del Código de Comercio.

En concreto, son el Libro Diario y el Libro de Inventarios y Cuentas anuales, ambos correctamente legalizados en el Registro Mercantil.

Los autónomos dados de alta en estimación directa simplificada, deberán llevar tres libros contables. En este caso, son el Libro de ventas e ingresos, el Libro de cuentas y gastos y el Libro de bienes de inversión.

Para qué sirve cada uno de los libros contables

Cada uno de los libros contables obligatorios para autónomos tiene una finalidad.

Por un lado, el Libro de ventas e ingresos incluye todas las facturas
emitidas de ventas que se han realizado a los clientes. Debe seguir una numeración continuada y un orden estricto de fechas.

Por otro, lado, el Libro de compras y gastos contabiliza todas las facturas de gastos o compras que guardan relación estrictamente con la actividad económica desarrollada.

Respecto al Libro de bienes de inversión, es el que refleja las compras de bienes relacionados con la actividad económica cuya vida útil supere el año. En este apartado entra el mobiliario o los equipos informáticos, entre otras cuestiones similares.

Finalmente, es obligación de cada autónomo el llevar al día el control de estos libros contables. En caso contrario, se enfrenta a posibles sanciones por parte de Hacienda.

Recordamos que es obligatorio conservar los datos contables al menos durante cuatro ejercicios fiscales, ascendiendo a seis años desde el punto de vista mercantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *