Tipos de contratos laborales en España

Disponer de un trabajo es hoy en día una de las principales preocupaciones de los ciudadanos. Cada país tiene una normativa laboral concreta. En el anterior post hablamos sobre las características generales del contrato de trabajo en nuestro país. Hoy en Andrés Jiménez explicamos los diferentes tipos de contratos laborales en España.

Cuáles son los tipos de contratos laborales en España

Antes de entrar en materia, es preciso aclarar qué es un contrato laboral, de acuerdo con la definición que aporta el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal).

Un contrato de trabajo es un acuerdo entre empresario y trabajador por el que éste se obliga a prestar determinados servicios por cuenta del empresario y bajo su dirección, a cambio de una retribución.

SEPE

Una vez explicada su definición, actualmente en España contamos con cuatro tipos de contratos laborales principales.

Principales tipos de contratos laborales en España

Contrato indefinido

Anteriormente se conocía como contrato fijo.

Se trata del contrato que se firma sin fijar una fecha de finalización de la prestación de servicios y, por tanto, sin especificar su duración.

Este tipo de acuerdos laborales puede celebrarse por escrito o de manera verbal. Por otra parte, puede tratarse de un trabajo a jornada completa o parcial, contemplándose también la posibilidad de que sean trabajos de carácter fijo discontinuo.

Un ejemplo para este último caso son los trabajadores son contratados cada año para una determinada temporada, como las campañas navideñas, de verano, de recogida de la fruta, etc.

Contrato temporal

Como su nombre indica, es aquel tipo de contrato que tiene una duración determinada. Es decir, cuenta con fecha de inicio y de finalización.

Al igual que sucede con el contrato indefinido, puede acoger jornada completa o parcial. También puede servir para trabajos fijos discontinuos, siempre su duración sea inferior a cuatro semanas y que sea para trabajar a jornada completa.

Contrato para la formación y aprendizaje

Este tipo de contrato nació para facilitar la formación de los jóvenes y su posterior inserción al mercado laboral.

Su finalidad es que los más jóvenes (entre 16 y 25 años) puedan alternar sus estudios con una actividad laboral retribuida, de cara a adquirir experiencia y aumentar las posibilidades e encontrar un empleo.

La duración de este contrato suele oscilar entre 1 y 3 años, aunque dependiendo del convenio colectivo puede ser desde 6 meses.

Contrato en prácticas

Los contratos en prácticas tienen como meta que el trabajador pueda poner en práctica los conocimientos según su nivel de estudios. Sirve para adquirir práctica y reforzar los conocimientos adquiridos.

Debe durar como mínimo 6 meses, con un máximo de dos años, aunque podrá variar dependiendo del convenio colectivo. Este tipo de contratos tiene un periodo de prueba que variará dependiendo de la titulación que posea cada trabajador.

El SEPE presenta un tipo de contrato especial para pescadores, aunque no lo hemos incluido dentro del listado general por la particularidad del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *