El finiquito o documento de liquidación

El finiquito o documento de liquidación

Hoy en Andrés Jiménez queremos aclarar unos conceptos básicos sobre el finiquito. Basándonos en la definición de la RAE, se conoce como finiquito al documento por el que se liquidan las cantidades adeudadas a un trabajador tras la extinción del contrato laboral.

Cuando se produzca dicha extinción, la empresa tiene la obligación de entregar al trabajador un documento con la propuesta de liquidación. En ella se incluirán todos los conceptos e importes que se le adeuden, según el artículo 49.2 del Estatuto de los Trabajadores.

Efectos de la firma del finiquito

Firmar el finiquito puede suponer:

  • Liquidación de contrato: supone estar de acuerdo con los importes y conceptos recibidos al finalizar su relación laboral. Si lo firma, el trabajador no reclamará ninguna cantidad económica derivada de los conceptos enumerados en el finiquito.
  • Extinción del contrato: se da por finalizado el contrato de trabajo. El empleado deja de realizar su trabajo. Por su parte, el empresario deja de abonar los salarios y cuotas de la Seguridad Social.
  • Liberación: en algunos finiquitos aparece una cláusula en la que el trabajador renuncia a reclamar contra la finalización de su contrato.

Qué conceptos debe incluir

Dentro de los conceptos del documento de liquidación o finiquito deben reflejarse varios conceptos fundamentales:

  • Parte correspondiente a la fracción de mes trabajado en el momento del despido.
  • En el caso de las vacaciones devengadas, pero no disfrutadas por el trabajador: la parte proporcional del salario que corresponda.
  • Parte proporcional de las pagas extra, excepto si están prorrateadas. En ese caso se entenderá que ya están incluidas en el recibo de salario mensual.
  • Si procede, la indemnización derivada del fin de la relación laboral.

Una vez presentado el finiquito al trabajador, puede firmarlo si está conforme. También tiene la opción de solicitar la presencia de algún representante legal de los trabajadores.

Finalmente, puede firmarlo como «no conforme», reconociendo que le han presentado el documento, pero dejando abierta la vía de la reclamación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *