Gastos deducibles para autónomos

gastos deducibles para autónomos - Andrés Jiménez

Los trabajadores por cuenta propia pueden realizar una serie de gastos que desgravarse en las declaraciones de IRPF y/o IVA. Hoy en Andrés Jiménez explicamos cuáles son los gastos deducibles para autónomos y sus características principales.

Qué son los gastos deducibles para autónomos

En el día a día de los trabajadores autónomos existe una serie de gastos imprescindibles para el desarrollo de su actividad, que éstos pueden desgravarse. Es decir, deducirlos de los ingresos para calcular el beneficio real de su trabajo.

Condiciones para poder deducir los gastos

No todos los gastos son deducibles, sino que es Hacienda quien establece los criterios para que lo sean.

Por un lado, es imprescindible que se trata de gastos vinculados y afectos a la actividad económica del autónomo.

Por otro lado, cada gasto debe estar perfectamente justificado. Para ello, es necesario contar con una factura, ya que no se aceptan tickets que no incluyan los datos fiscales del autónomos.

Además, dichos gastos deben registrarse en los libros contables del trabajador, yendo imputados a la base imponible del periodo declarado.

Cuáles son los gastos deducibles para autónomos

A continuación, detallamos algunos de los principales gastos deducibles para autónomos:

  • Gastos de alquiler de locales a nombre del autónomo.
  • Suministros: agua, luz, climatización de locales. En caso de trabajar desde su domicilio, solamente se tendrá en cuenta el 30% del gasto total de suministros (se aplica sobre el porcentaje de metros cuadrados utilizados en exclusiva para el desarrollo de la actividad). Para ello, debe comunicarse a Hacienda que se realiza la actividad desde casa y tener a nombre del autónomo los suministros..
  • Teléfono e Internet: en locales y también para líneas exclusivas para el desarrollo de la actividad. Las llamadas deben ser a clientes y proveedores.
  • Gastos de explotación, compras de materiales y materias primas necesarias para la actividad, así como material de oficina.
  • Gastos de reparaciones, conservación, mantenimiento y adaptación de bienes materiales, excluyendo ampliaciones o mejoras.
  • Cotización a la Seguridad Social y al RETA, aportaciones a mutualidades del titular, sueldos y salarios de los trabajadores.
  • Otros gastos de los trabajadores: formación, indemnizaciones a trabajadores, seguros (responsabilidad civil, médico, de vida, etc.).
  • Determinados tributos deducibles, como el IBI o el IAE.
  • Compra y reparación de bienes de inversión superiores a 3.000 €.
  • Servicios de profesionales independientes, como asesoramiento legal y/o laboral, asesoría fiscal y gestoría. También los gastos en publicidad, relaciones públicas, servicios bancarios e I+D.
  • Marketing y publicidad, así como gastos relacionados con la web profesional.
  • Subscripciones a programas informáticos o herramientas online y revistas especializadas, así como la compra de libros relacionados con la profesión.
  • Viajes y transporte que puedan acreditarse como necesarios para la actividad, fuera del periodo de descanso y vacacional.
  • Gastos de manutención o dietas, con un máximo de 26,67 € diarios en la península (sin pernoctación) y 53,34 € cuando incluye pernoctación. Para el extranjero pasan a 48 € y 91,35 € diarios respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *