Registro obligatorio de la jornada laboral

Registro obligatorio de la jornada laboral

El Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo ha introducido una serie de medidas urgentes para combatir la precariedad laboral. Entre otras, está el registro obligatorio de la jornada laboral.

La finalidad de este registro es la de garantizar el cumplimiento de la jornada laboral . Para ello modifica el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores, añadiendo el apartado 9, que pasamos a analizar.

Registro obligatorio de la jornada laboral

«La empresa garantizará el registro diario de jornada, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora, sin perjuicio de la flexibilidad horaria que se establece en este artículo.»

Este Real Decreto-ley explica que todas las empresas deben guardar un registro diario de la jornada de sus trabajadores.

Por un lado, el objetivo principal es minimizar o eliminar las horas extras en las empresas. Por otro lado, se pretende controlar que no se sobrepase el límite de horas establecido en cada convenio colectivo.

Según los sindicatos, con esa «bolsa» de horas extras, se necesitaría contratar a 1,4 millones de trabajadores adicionales.

El método de registro debe ser acordado entre las partes

«Mediante negociación colectiva o acuerdo de empresa o, en su defecto, decisión del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores en la empresa, se organizará y documentará este registro de jornada».

Es decir, el registro de las horas trabajadas debe producirse de manera organizada.

Además, siempre se realizará previo acuerdo con los representantes de los trabajadores.

En la actualidad, existen diferentes instrumentos para registrar la jornada laboral.

Es fundamental que el método elegido no vulnere la dignidad ni la intimidad del trabajador.

Obligatoriedad de conservar los registros

«La empresa conservará los registros a que se refiere este precepto durante cuatro años y permanecerán a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.»

Por último, todas las empresas deberán conservar los registros al menos durante cuatro años. Éstos podrán ser consultados tanto por trabajadores, sus representantes y los organismos competentes en Trabajo y Seguridad Social.

Esta reforma del Estatuto de los Trabajadores traerá un mayor control sobre las jornadas laborales de los españoles. Con ella se pretende mejorar las condiciones de trabajo de sectores que tradicionalmente hacen horas extraordinarias. Este es el caso de la hostelería y la construcción.

Más inspecciones de Trabajo

Además, según anuncian los sindicatos y representantes de los trabajadores, esta medida traerá consigo más inspecciones de trabajo.

Por último, el incumplimiento del registro obligatorio de la jornada laboral, o no conservar la documentación pertinente, conllevará sanciones económicas de diversa índole.

En Andrés Jiménez asesoramos a nuestros clientes sobre todo lo relacionado con las cuestiones laborales, fiscales y contables. Contacte con nosotros para plantearnos sus dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *